Recortes

img-20120711-wa0002El 11 de julio de 2012, unos compañeros me mandaron por WhatsApp esta foto de un perro que habían encontrado abandonado por las calles, por si quería adoptarlo.   No era algo nuevo, ya lo habían intentado otras veces.  Y yo, como otras veces, pasé del asunto.

Al día siguiente, cuando fui a trabajar, me acordé de ese animalillo y fui a ver si todavía lo teníamos recogido, a la espera de que se lo llevasen a la perrera.  Y sí, ahí estaba.

Así empezó mi historia con Recortes.

Con apenas 15 kg de peso, un fuerte golpe que le deformaba la cabeza (del que, me temo, conservará la cicatriz para toda su vida) con derrame en un ojo, comido por las garrapatas y asustado, muy asustado, así es como vi a Recortes la primera vez.

Pero lo que más me impresionó fue su mirada.  Era triste, tristísima.  Con sus escasos 4 meses de edad, su mirada era la pura tristeza.

Así que llamé a soletegordo y la pregunté si quería que nos lo quedásemos.  ¡Cómo no iba a querer, si era ella la que llevaba años pidiendo un perrito! En cuanto lo vio, lo decidimos: Recortes ya tenía un hogar donde quedarse. 

Los comienzos fueron difíciles.  Aunque era un cachorro, Recortes no sabía jugar.  Tampoco sabía bajar escaleras, la primera vez que lo intentamos sacar a la calle, tardamos casi 40 minutos en conseguir que bajase por su propia voluntad los 15 escalones que separan mi casa de la calle.  Para él, estar en la calle no era ningún premio. Además, le aterrorizaban los ruidos, las calles con gente y los demás perros a los que, supongo que por miedo, atacaba inmediatamente.

Y su tristeza era enorme… siempre andaba cabizbajo, despacio, evitando a todo el mundo.

Cuando se quedaba dormido, siempre en algún rincón alejado y escondido, tenía pesadillas.  Lloraba y se le veía sufrir mientras dormía.  Parecía que en su corta vida sólo hubiese tenido malos momentos, así que no podía soñar con otras cosas.  Eso había que cambiarlo.

Despacio, poco a poco, Recortes fue teniendo buenos recuerdos.  Cuando se quedaba dormido, ya podía soñar con los momentos que soletegordo y yo pasábamos con él, cuidándolo cuando se cortó la pata trasera izquierda con un cristal:

cuidando-el-corte-en-la-pata

También podía soñar con sus amigos del parque perruno, a quienes ya no tiene miedo:

recortes-jugando-con-kalesirecortes-y-amigas-varias

También puede soñar con sus paseos por la playa o por el río, las pasadas vacaciones en Cantabria:

En el río

O con sus largos paseos por praderas verdes, durante horas y horas, que le dejaban agotado:

descansando

Hoy, más de diez kilos después, creo que eso es misión cumplida.  Recortes es un perro juguetón al que le encanta correr y dar lengüetazos a quien se ponga a tiro.  Ya no llora cuando duerme.  Tampoco se esconde para hacerlo.

Salchicha

Creo que él es feliz.  Y nos hace muy felices a soletegordo y a mí.  Quizá, después de todo, el WhatsApp no es tan malo, ¿verdad? 😉

IMG_20130922_182450

Anuncios

Una respuesta a “Recortes

  1. Hola,

    Somos los dueños de Sua ha sido todo un placer conocer a Recortes y que nuestros peludos hayan jugado juntos.

    Es un perro magnífico.

    Esperamos que podáis venir a disfrutar de la playa y el sol de Murcia más a menudo con Recortes.

    Un saludo,

    Fina y Ramón.

    Me gusta

Si no dejas un comentario, mi perro te morderá el culo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s