Archivo de la categoría: Fallecimientos

Adiós a Bretagne

¿Qué piensas de los perros de rescate?

¿Qué piensas de los perros de rescate?

La cultura es muy importante.  Es un concepto muy amplio.

Y no estamos hablando de leer libros, que también es cultura.  Sino de la cultura entendida como un conjunto de modos y costumbres, de conocimientos, de desarrollo artístico, científico, industrial y social de un colectivo.

Por ejemplo, esa cultura es la que hace que en paises menos avanzados (como España, Marruecos, Tailandia…) se prohíba como norma el acceso de perros a los restaurantes mientras que en otros paises más avanzados (Holanda, Alemania, Francia…) lo normal es que se permita.

Esa cultura, la que no contempla a los perros como unos animales agresivos, receptáculos de afilados colmillos y peligrosísimas bacterias; la que entiende que es necesaria su educación y su presencia en cualquier ámbito; la que apuesta por la educación en vez de por la prohibición, esa cultura es la que de vez en cuando nos emociona.

Como nos emociona, y mucho, ver el homenaje que han dedicado a la perrita Bretagne, última superviviente de los perros que ayudaron en la búsqueda de supervivientes durante el ataque a las torres gemelas del 11 de septiembre de 2001.

El lunes pasado, con 16 años, la perrita fue conducida al veterinario donde se pondría fin a su larga vida.  Y nadie se extrañó de que la perrita fuese despedida con todos los honores que un animal tan noble merece.

Ésta fue la despedida de Bretagne.  Descanse en paz. emoticono-tristeemoticono - angelito1

Anuncios

Adiós Balú, el amigo de los niños

photo_2016-04-19_18-20-03Aquellos que tienen miedo a los perros, deberían haberle conocido.

Balú era el amigo de los niños, con quienes pasaba buena parte de su tiempo en la calle.  Y también en casa, porque seguro que Pablo no encontrará un amigo mejor que su perrillo, el perrillo que le cuidó desde que él nació.

Aunque es tarde (murió hace un par de semanas), nos hemos enterado ahora y no podíamos dejar de rendir homenaje a un perrete tan noble, tan tranquilo y tan  deliciosamente entrañable como Balú, el amigo de los niños, con quienes se sentía a gusto y relajado.  Al mismo tiempo, los niños le daban la vida.

Al final, con 12 años, una edad AVANZADÍSIMA para un bulldog inglés, Balú no pudo más y se fue del mismo modo que vivió: sosegadamente, mientras dormía, con su familia humana que era su vida y le querían más allá de lo que muy difícilmente alguien sin perro podría comprender.

photo_2016-04-19_18-20-09

Descansa en paz Balú.  Gracias por haber estado con nosotros.emoticono - angelito2emoticono - perro moviendo el raboemoticono - angelito2

Adiós, Gusete, adiós

Gusete2Con casi 11 años, Gus nos ha dejado.

Quienes tuvimos la suerte de conocerlo, hoy estamos muy tristes.  Y recordamos  su mirada tan especial, con la que siempre conseguía sacarnos alguna chuche.  También recordamos su andar calmado, la tranquilidad sonriente de su actitud con todos, su paciencia infinita al aguantar a la loca de Lía, su compañera dóberman…

Nunca es fácil decir adiós a un perrete tan noble y bueno como lo fue Gus.  Sabemos que su familia humana le está echando MUCHO de menos y queremos  mandarles mucho ánimo y un fuerte abrazo.  Gus no querría veros tristes. emoticono - angelito1

El Muro de los Recuerdos

Todos los perros van al cielo

Todos los perros van al cielo

Hace unos días, el dueño de Ariel (la preciosa labradora chocolate que podemos ver en el Salón de la Fama, AQUÍ) nos propuso una idea que podría ser interesante:

¿Por qué no buscamos un sitio en Pinto donde poder dejar un recuerdo de nuestras mascotas, cuando éstas ya no estén?

Sigue leyendo

Adiós Nuss, adiós.

Nuss

Descansa en paz, amigo.

Nuss se ha ido. emoticono-no

Nuestro querido y adorable Nuss, ese bonachón peludo a quien su dueño Jero llamaba cariñosamente “gordo”, ya no volverá a alegrarnos retozando a nuestro lado, provocando la sonrisa de todos, haciendo felices a los niños que se acercaban para acariciarlo.

Una repentina enfermedad paralizó medio cuerpo suyo, obligando a Jero a firmar el consentimiento que acabase con su sufrimiento.  Algo muy difícil y muy injusto para él, que le quería del modo que sólo se puede querer a un perro.

Quienes hemos tenido la suerte de conocer “en persona” a Nuss, le echaremos de menos.  Mucho, mucho ánimo para Jero.  Si existe un cielo de los perros, seguro que Nuss tendrá allí un enorme campo donde retozar y seguir haciendo felices a quienes le rodean.