Boli

BoliHace 5 años, por una serie de circunstancias, conocimos a Boli. Tenía un mesecito y medio, eran tan pequeño… Nada más verlo fui corriendo a cogerlo, ¡y se puso a chillar en cuando le puse una mano encima! Estaba muy asustado. A partir de ahí me enamoré de él. Nadie le hacía caso, sólo yo le ponía atención. Cada pocas semanas nos lo traían a casa para verlo, y poco a poco, mi chico también se enamoró de Boli. Era muy pequeño e intentaba enseñarle cosas, pero al volver a su casa las olvidaba todas. Allí dormía en la calle entre escombros, en una parcela de una chabola con otros perros llenos de parásitos y garrapatas. Le daban de comer huesos y pan, le pegaban patadas, le tiraban de las orejas, le pegaban… le hacían de todo… por suerte no sufrió heridas… pero sufrió un fuerte trauma psicológico. No podíamos quedárnoslo, pero nos hicimos cargo de él, le íbamos a buscar a esa casa muy a menudo, le vacunamos, le llevábamos de vacaciones con sus hermanos que también vivían allí (Pitu, un perro que me quería con locura pero que era muy desconfiado y agresivo con la gente, y Chispi, muy miedoso pero muy bueno,  el cual murió poco tiempo después atropellado…) Era genial compartir tiempo con ellos, pero estaban tan traumatizados… Teníamos que desparasitarlos cada vez que venían con nosotros, tenían el cuerpo lleno de bultos, eran las cabezas de las garrapatas que se habían cebado con ellos, y la gente con la que vivían, en vez de ayudarles, arrancaban las garrapatas dejando dentro las cabezas sin importarles que hubiese una infección, por suerte no la hubo. Tenía las orejas llenas de bultos, nunca había visto algo así, con cuidado se los tube que quitar todos poco a poco hasta que sus orejas volvieron a ser suaves y limpias.
Al final, cuando Boli cumplió un año, pudimos quedárnoslo. Al acariciarle las orejas chillaba, le daba miedo la escoba, la fregona, los ruidos fuertes, ladraba a todos y a todo, iba con el rabo entre las piernas con la demás gente… 4 años después ha superado muchas de estas cosas, ahora le encanta que le acaricien las orejitas, pero sólo confía en mi, en mi madre y en mi chico. Ladra mucho, aunque ya no le tiene miedo a objetos cotidianos, pero su desconfianza (aunque menor que antes) sigue ahí. Cuando le conoces es un perro muy cariñoso, y me gustaría que la demás gente le viera tal y como es, aunque sé que el difícil. Este perro tuvo la suerte de que nos encontró y nosotros tuvimos la suerte de encontrarle, sus hermanos no tuvieron tanta suerte, Chispi, como ya he dicho, murió atropellado porque no se preocupaban de su seguridad, y Pitu… no pude salvarle de ese lugar y no sé si seguirá vivo, siempre lamentaré no haber podido llevármelo de allí junto con Boli.
Anuncios

2 Respuestas a “Boli

  1. Pingback: Conoce a Boli | PATAS Y BIGOTES

  2. Dios mío… se me parte el alma. No puedo entender que haya gente que disfrute de hacer daño a un ser indefenso..

    Me gusta

Si no dejas un comentario, mi perro te morderá el culo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s