Conoce a Jazz

Jazz, el protagonista de hoy

Jazz, el protagonista de hoy

(Texto y fotos remitidas por Paola a nuestro correo patasybigotes@hotmail.es ¡¡Gracias Paola!! emoticono-gran-sonrisa)

Hace cuatro añitos que el señor Jazz llegó a nuestra familia. Yo andaba deseosa de volver a tener mascota pero mis padres no andaban convencidos. Todos hemos oído las excusas de siempre “suelta pelo y ensucia”, “luego quién lo baja”, “¿y en vacaciones qué hacemos?”… Pero como dije excusas.

¡¡¡Hmmm... piña ricaaa!!!

¡¡¡Piña ricaaa!!!

Jazz nació en Salamanca junto a más hermanos el 15M (así es, indignado del todo ya lo dijo la veterinaria cuando lo conoció), fruto de un embarazo no deseado su madre fue rescatada de una perrera y llevada a una asociación donde dio a luz al día siguiente. Lo conocí a través del Facebook de la misma asociación, un mestizo de labrador decían. Lo fuimos a conocer y…amor a primera vista, al menos por mi parte porque Jazz ya apuntaba ser especial e iba en su mundo -como hoy-.

Hmmm... ¿quién viene?

Hmmm… ¿quién viene?

Dependiendo a quién preguntes en mi casa podrás encontrar la versión del 75% de “sí, consentimos tener el perro” frente al 25% que dijo “lo trajiste a traición”.
Jazz al principio era bastante miedoso con todo lo que lo rodeaba, pero yo le animaba a salir a la calle y a enseñarle que no daba miedo aquello que le era extraño, pero hay que decirlo, es un perro desconfiado y tiene pánico a los niños y a la gente en general la teme pero en menor medida. Con decir que el dueño de Recortes sólo consiguió amistarse con él cuando llegó Recortes.

Jazz fue creciendo…y creciendo más de lo que avisé a mi madre – tamaño cocker le dije – que cuando tenía dos meses me comentó indignada que le había metido un perro de caza. Resultó que Jazz era más un cruce de braco alemán.

Pero al margen de haber crecido más de lo esperado y de su forma de ser es un perro que adora pasear al aire libre con todos nosotros y nos encanta. Se vuelve loco levantando conejos y persiguiéndolos. Otros animales también llaman su atención pero no suele ser tan valiente, y bien hace. Siempre bueno y muy obediente, aunque eso no quita que pueda tener el día travieso.

También adora nadar, si hace buen tiempo no duda en tirarse de un salto a cualquier río ante la mirada divertida de otros caminantes.

No hay nada como un paseo por la playa. :)

No hay nada como un paseo por la playa. 🙂

Este año vio por primera vez el mar, y aunque intentaba evitarlo, estaba demasiado emocionado y no paraba de beber agua salada…suerte que no se puso malo. Pero bueno, la verdad que si lo pienso este bribón también ha bebido del agua del Juan Carlos y sigue vivo.

Desde principios de octubre, tiene un nuevo compañero, el gato Greco.

Nos llevamos como el perro y el gato, ¿verdad?

Nos llevamos como el perro y el gato, ¿verdad?

He de decir que no está muy conforme con esta decisión. Era hijo único y ahora le toca compartir caricias. Y eso que el gato va allá donde él vaya, pero de momento no se ve que quiera nada del pobre Greco, aunque le da el placer de jugar de vez en cuando.
Resumiendo, que donde antes sólo había patas, ahora también hay bigotes.

Pero como dice mi hermana, Jazz es el rey de la casa y Greco el príncipe. Y como rey que es, aún se le consienten caprichos,…

No es bueno pero…es tan calentito en invierno que no puedo decir que no a dormir con él muchas veces.

A las nueve de la mañana mi madre le da un cachito de pan (o dos o tres pero no lo reconocerá nunca) y si no se lo da lo exige. Lo llamo el Marqués de Damepan.
Ahora rebaña lo que el gato no quiere. No es tan malo tener gato a pesar de todo…

NOTA DE PyB: Recordad que podéis mandarnos la biografía de vuestro perrete si queréis que la publiquemos en la sección “Conoce a“, una foto para el “Salón de la Fama” y también una foto para la espectacular y recién creada “Perristocracia“.  ¡Animaos, igual que lo ha hecho Paola! (patasybigotes@hotmail.es)

Anuncios

Una respuesta a “Conoce a Jazz

  1. Jajajaaa mira tú por dónde aparece el bueno de Jazz… 😀

    Doy fe que es un poquito desconfiado y, sobre todo, que le aterrorizan los niños. Pero Jazz es un precioso perrillo, con días muy juguetones y con una mirada encantadora.

    Paola es una afortunada, igual que Jazz, de que se tengan el uno al otro.

    Me gusta

Si no dejas un comentario, mi perro te morderá el culo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s